La Copa del Rey ACB: nuestro sueño cumplido

Todo empezó en el Curso de Eventos Deportivos al que asistimos en la Escola Galega de Administración Pública en Santiago de Compostela. En él nos dimos cuenta de que no sólo teníamos en común la pasión por el deporte sino también por todo lo relacionado con el protocolo.

En una de las jornadas de dicho curso vino Francisco Roca y fue ahí donde nos enteramos que se iba a celebrar la Copa del Rey de Baloncesto en A Coruña. A partir de ese momento nuestro objetivo fue el de poder participar desde dentro en un evento deportivo de esa trascendencia; por lo que nos pusimos manos a la obra para poder acceder al proceso de selección.

Después de cubrir el formulario llegó el momento de la entrevista. Qué os vamos a contar que no sepáis: nervios durante la misma y, una vez finalizada, el tiempo parecía que no pasaba esperando a saber si entrábamos o no.

En diciembre tuvimos nuestro mejor regalo de Navidad: recibimos un correo electrónico donde nos comunicaban que estábamos seleccionadas!!!. Desde ese momento no dudamos en reservar toda la semana de la Copa para entregarnos al 100%. Nuestra disponibilidad fue desde el principio total y absoluta, con el propósito de aprender lo máximo posible de un evento como éste y compartir una experiencia inolvidable con el resto de voluntarios.

En un principio, cada una de nosotras iba a estar en un área distinta, hasta que unos días antes de que empezara la Copa nos dieron otra gran sorpresa porque, sabiendo que teníamos formación y un gran interés en estar en el área de protocolo, nos propusieron participar en ella estando de apoyo en el palco presidencial. Así, por las mañanas estábamos en la Fan Zone, a primera hora de la tarde ayudábamos a repartir la publicidad por las gradas del Coliseum y a media tarde nos íbamos para el palco presidencial. Como era la primera vez que el voluntariado formaba parte del área de protocolo sentíamos una gran responsabilidad.

Durante la Copa llevábamos una doble vida: por la mañana con nuestra ropa de voluntarias y por la tarde con nuestro traje y nuestro pañuelo azul atado al cuello.

Algo que no nos quitábamos durante todo el día era nuestra sonrisa. Nos sentíamos unas privilegiadas por poder participar en distintas áreas de la organización y, aunque a veces el trabajo se nos acumulaba, no nos importaba porque la recompensa era mayor.

Tenemos muy presente en nuestro recuerdo los turnos de comidas, ya que era un momento de relax y de conocer un poco más a cada uno de los miembros de la GRAN FAMILIA de los VOLUNTARIOS. Tuvimos la oportunidad de conocer a personas excepcionales y de pasar buenos ratos junto a ellas.

img-20160222-wa0061Especialmente ajetreado fue el día de la final: por la mañana estuvimos en la Fan Zone con el uniforme de under armour y, por la tarde, en el palco presidencial con nuestro traje. Esperamos a que llegaran todas las autoridades y, una vez que estaban todos en sus sitios, sus abrigos controlados y con su nombre, volvimos a cambiarnos de nuevo para ponernos el uniforme oficial y participar en otras dos experiencias increíbles: el baile de la Copa (en el que todos los que quisimos bailamos con las cheerleaders en la pista) y la entrega de trofeos a los campeones. Estábamos bastante nerviosas por si nos caía algún trofeo, ya que había un pequeño escalón que lo podía cargar el diablo y teníamos que levantar la mesa un poco sino no había manera de pasarla a la pista.

Verse allí y sentir la emoción y la alegría de los ganadores fue indescriptible; todavía hoy no tenemos palabras para describir todas las emociones vividas.

Y cuando pensábamos que todo había terminado todavía tuvimos una sorpresa más, ya que formábamos parte del mejor quinteto de voluntarios ACB. Qué mejor colofón para nuestra primera experiencia como voluntarias!!!

A pesar de los meses que han pasado, cada vez que coincidimos siempre acabamos hablando de nuestra experiencia como voluntarias en la Copa. Sólo de voluntario a voluntario se puede entender lo vivido en un evento así. Por mucho que intentemos explicar a nuestros amigos el porqué queremos repetir no se dan puesto en nuestro lugar.

Muchísimas gracias por abrirnos las puertas de la GRAN FAMILIA de VOLUNTARIOS ACB. Esperamos poder coincidir pronto con todos vosotros. Ha sido un honor para nosotras tener la oportunidad de conoceros y compartir momentos que permanecerán para siempre en nuestro corazón.

Elena López y María José López, A Coruña, Voluntarios ACB

2016-11-10T22:05:22+00:00 14-09-2016|