Mi Copa del Rey

Buenas a todos, mi nombre es Ramón, vengo de un pueblo de Asturias llamado El Entrego y estudio INEF en la Universidad de León.
Os cuento mi pequeña historia:
A principios del mes de noviembre me encontré con un amigo por la ciudad donde estudio (León), debido a que ya sabía mi vínculo por el baloncesto (jugador durante 12 años y ahora preparador físico), me comentó que en unos días comenzaba el plazo para solicitar el voluntariado para la Copa del Rey 2016 en A Coruña.
En un principio no lo tenía muy claro ya que lo veía muy lejos y no sabía cómo me irían los estudios, pero tras pensarlo un par de días no me resistí y envié la solicitud.
Tras unas semanas de espera, más concretamente la madrugada de navidad, el led del móvil se iluminó, y como es habitual te esperas la típica felicitación navideña, pero esta vez fue diferente, era el correo confirmando mi asistencia como voluntario en la Copa del Rey. Estaba de fiesta con mis amigos y no pude resistirme a contárselo a todo el mundo con una sonrisa en la cara que llegaba de oreja a oreja.
A partir de entonces, supongo que como el resto de voluntarios, cada día iba tachando los días que quedaban para la ansiada copa.
Y por fin llegó ¡COPA DEL REY A CORUÑA 2016!
5 de la mañana, suena el despertador, mi amigo y yo arrancamos desde León con la mayor ilusión que se puede tener. El tiempo parecía que no pasaba en aquel tren, pero las ganas de baloncesto lo puede todo.
Por fin empezaba realmente la experiencia: conocer gente nueva, vivir el baloncesto desde otro punto de vista, y sobre todo trabajar con un fin, que no es otro que el bien del deporte que más nos gusta.
Desde el primer momento se veía el buen rollo entre voluntarios y eso hacía que todo fuese más fácil cualquier cosa que necesites siempre tendrás un compañero echando una mano.
Nos asignaron tareas a cada uno y a mí me tocó ser el acompañante de speaker, una función que no tenía muy claro en qué consistía pero que sabía que me iba a gustar.
Desde el primer momento Eddy (el speaker) me confío varias labores, que aunque sin mucha dificultad, tienen que estar bien hechas y en el tiempo correspondiente.
Os cuento un día de partido:
3 horas antes del partido, todo vacío, solo gente trabajando y poniéndolo todo a punto para el gran espectáculo, ya sientes que aquello va a ser pura adrenalina.
Me asignan un sitio para estar cerca de Eddy (detrás de la mesa de anotación), seguramente uno de los mejores sitios donde se puede estar, solo puedo decir que es algo increíble ver a 5 metros como un entrenador echa la bronca a sus jugadores, o como el árbitro resuelve los problemas con la mesa e incluso como trabajan cámaras, periodistas, voluntarios y el resto de gente que sin cada uno de ellos la copa no sería el gran evento que es.
Llega la hora del partido y el pabellón se empieza a llenar, las aficiones empiezan a teñir las gradas de colores, el nerviosismo empieza a inundarnos y aquellos pasillos se convierten en carreras similares a los 100m lisos, e incluso alguna vez de obstáculos.
De repente todo se apaga y un foco alumbra el túnel de vestuarios, empieza a salir humo y Eddy empieza a cantar los nombres de los jugadores uno por uno mientras las aficiones corean a sus jugadores, puro espectáculo. Para mi es uno de los momento más mágicos de la Copa…

No puedo contar mucho mas por ahora, la copa continúa pero tengo claro que hasta el momento está siendo una de las experiencias más increíbles que he vivido en mi vida y que seguramente repita.
Ya solo queda dar las gracias a la organización y a los compañeros.
Que continúe la Copa.
A se me olvidaba, como diría un gran entrenador no lo olvidéis esto es BA-LON-CES-TO.

Ramón Medina

2016-11-10T23:27:04+00:00 23-02-2016|